Tu Cliente Necesita Menos!

Diseño de Carta de Tragos para un Pub
agosto 31, 2011
Show all

Muchos propietarios de Restaurantes piensan que deben brindar decenas de opciones a sus clientes para que puedan escoger.

Cuántas Más Opciones Mejor!

Al menos eso creen. Aunque se equivocan.

Tampoco podemos culparlos. Es un razonamiento que está instaurado en nuestras mentes.

El Antiguo Dogma

Muchos propietarios de Restaurantes están convencidos de que su carta debe proporcionar a sus clientes tantas opciones y platos como ellos sean capaces de imaginar.

Este es un pensamiento que se basa en un antiguo dogma, que proclama que…

en la libertad para elegir se encuentra la libertad de la persona.

¿Cuánto tiempo y energía te demanda el tener que tomar una decisión de compra cuando tienes una cantidad excesiva de alternativas sobre las que elegir?

Esto es algo que no debemos dar por válido, hoy por hoy, tan rápidamente. Veamos por qué…

Es cierto que si no tenemos opciones a la hora es escoger nos sentimos cohercionados, o sentimos que se nos impone una única opción. Pero…

¿qué pasa cuando las opciones son más de las que podemos o deseamos procesar?

Aplica esto a la hora de escoger un entrante, un postre, un vino, … un estampado de una camisa, un modelo de zapatillas o si el jean será estrecho, ancho, de tiro bajo, gastado al ácido o a la piedra, con parches, prelavado, …

Es cierto que necesitamos tener de donde elegir, pero…

¿sabías que elegir duele?

El tomarse el trabajo de tener que decidir entre una docena, veinte o cientos de alternativas está muy lejos de causarnos placer.

Nos agota!

Imagínate ir conduciendo por una carretera, muy tranquila, y de repente se te presentan cientas de opciones para llegar a tu destino... tu mente comienza a buscar la forma de racionalizar esa decisión, sobre con cuál llegarás antes, o encontrarás menos tráfico, o no deberás pagar peaje, ... De repente un viaje plancetero se ha transformado en una tortura. Y lo pero está por venir: si te encuentras luego con un atasco, peaje o demoras en llegar no te perdonarás el haber tomado esa decisión!

Además de agotarnos, el verse obligado a tomar una decisión entre una gran cantidad de opciones aumenta las posibilidades de NO ELEGIR LA MEJOR OPCIÓN.

Está claro! Si 1 entre 3 se traduce en una buena elección y 2 elecciones erróneas (o no óptimas), 1 entre 30 sólo añade puntos a la columna negativa. Así es: 29 posibilidades de tomar una decisión errónea!!!

La decisión ideal para nuestra mente sigue siendo una, añadas las que añadas para completar el escenario de posibilidades.

Y qué ocurre instantes luego de tomar la decisión?

En la mayoría de los casos FRUSTARACIÓN.

FRUSTACIÓN por la posibilidad de no haber sabido elegir bien. De tener entre nuestras manos (o en nuestro plato y luego en nuestra factura) un plato que no es LA MEJOR OPCIÓN.

¿Entiendes ahora a lo que me refiero?

La abundancia de opciones y variables no nos hace más feliz… NOS PARALIZA!!!


¿Conoces la fábula del Asnod e Buridan?


El Asno de Buridan se sentía muy orgulloso y presumía de tomar todas sus decisiones poniendo en marcha un profundo análisis racional. Un día, teniendo mucha hambre, se encontró ante un dilema: En el establo en que vivía, el granjero había dejado donde siempre dejaba un montón de heno diez montones de heno.
Este asno comenzó con su análisis racional para decidir de cuál de los diez montones debería comer.

El problema para él es que todos parecían iguales. Todos aparentaban ser una buena opción, pero su mente racional y con expectativas altas intuía que debía existir una elección correcta y nueve equivocadas.

Pero, los diez montones de geno pesaban lo mismo, tenían el heno igual de fresco y estaban formados por trigo, avena y cebada en la misma proporción. ¿Cuál elegir?

El asno pensó y pensó y, al no tener ninguna razón para elegir uno u otro, no pudo elegir ninguno y murió de hambre.

¿Prefieres que le perdonemos la vida en una adaptación del cuento? Pues en ese caso el Asno SI que ha tomado una decisión, pero no disfrutó de su montón de heno porque ni bien comenzó a comer del montón escogido, comenzó a dudar de su elección y a creer que podría estar comiendo de uno de los 9 que representaban una mala elección.

Esta historia ha sido adaptada para enfatizar la problemática de la elección entre múltiples posibilidades.
Si quieres leer una versión más fiel, visita wikipedia!


MÁS no es sinónimo de MEJOR

Está más cerca de ser justamente lo contrario. Asi es que…

¿cómo sacamos partido de este Nuevo Dogma?

Aplícalo en la Carta de Tu Restaurante.

No le vomites encima a tu cliente con 15 entrantes, 20 tipos de pasta combinados con 18 salsas, 12 opciones de carnes más otras 10 de pescados, ….

Como te digo siempre… enfoca, enfoca y vuelve a enfocar.

Y, una vez que hayas ajustado al máximo tu carta:

Redúcelo a una opción y conviértela en la sugerencia del día…

que tus camareros deberán proponer a tus clientes ni bien se sienten en la mesa y sean recibidos e invitados a realizar su pedido.

Les habrás quitado de encima la losa de una elección que hubiera estropeado la agradable experiencia de comer en tu restaurante, preguntándose o arrepintiéndose de no haber escogido otro entrante de los 20 que le proponías, otra de las 20 pastas con sus 18 salsas o alguna de tus 12 opciones de carnes más las 10 de pescado…

En televisión habrás oido alguna vez la expresión (en los comerciales americanos)…

Reduce Fat Fast

Es incluso una marca registrada.

Yo te propongo que pongas en marcha en Tu Restaurante, Tu Carta y La Forma de Venta de Tus Camareros en Sala algo similar…

Reduce Options Fast…

o laméntate junto con tus clientes de tus decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.